Cualquiera que tenga la idea de que los millenials son flojos, nunca ha conocido ni visto el trabajo de un influencer. Están por todos lados hoy en día, por todos lados.

Su trabajo parece una tarea súper divertida, a veces fácil, pero requiere de mucho más trabajo de lo que parece. Tienen que escribir, grabar, editar, construir relaciones con marcas, manejar social media, supervisar a su equipo y vender constantemente. No olvidemos que ellos también son emprendedores y que están sacando adelante su propia empresa.

Los influencers son el futuro de la publicidad y el marketing.

Tomaron las plataformas de video y las hicieron tan suyas que con sólo hablar de temas que les interesan, crearon una comunidad enorme de gente que los escucha, los sigue y comparte sus ideas. Son expertos en un tema y en generar engagement, pareciera que lo hacen casi sin querer.

La magia del influencer se centra en el hecho de que son personas como tú y como yo. A los más jóvenes les gusta sentirse identificados con lo que ven en línea y qué mejor que ver a un niño común y corriente con el mismo sentido del humor que yo y que vive las mismas situaciones que yo. Ya dejamos atrás idolatrar a artistas que están arriba, inalcanzables y cuya vida no se parece en nada a la nuestra. Ahora me gusta saber que tener poder de convencimiento y de mover audiencias está a mi alcance. Lo único que necesito es la plataforma perfecta, un tema, un guión, carisma y mucha constancia.

El marketing y la publicidad se mueven con más rapidez a la comunicación a través de video. Plataformas como Youtube, Instagram, Snapchat y Facebook Live son el pan de cada día del influencer porque es la manera más íntima de conectar con la gente.

Piensen en gente como Marilyn Monroe, Gandhi o Los Beatles. ¿Qué hubiera sido de ellos en la era digital?

Normalmente todo empieza con una pasión hacia algo, lo que sea: maquillaje, cocina, videojuegos. Los influencers son exitosos porque tienen ese deseo de compartir lo que les apasiona y son auténticos. Son como tu primo cool que todos los domingos te sorprende con una nueva banda desconocida, la revelación del siglo. En México 8 de cada 10 influencers son Youtubers. ¿Qué dice esto de las nuevas generaciones? Yuya, una niña que hace tutoriales de maquillaje, tiene más poder de mover masas jóvenes que López Dóriga.

Actualmente, el número de marcas que se acercan a jóvenes como Juanpa Zurita, Sofía Niño De Rivera o Luisito Comunica se hace cada vez mayor. Los invitan a convertirse en voceros de su marca y acercarse al público más jóven y elusivo, esa generación que se hartó de la publicidad y los medios tradicionales, una generación que huye de los anuncios y acude a adblockers. La generación de jóvenes que ya no ve televisión ni escucha el radio, ve series en Netflix sin parar con la ventaja de no ver ni un anuncio que lo interrumpa.

El marketing de influencers lleva años cociéndose y en nuestro país está teniendo un boom en cuanto a la relación con las marcas. Mes con mes vemos nuevas empresas que dedican mayor presupuesto en publicidad digital y en acercarse a influencers.

Las tarifas de los bloggeros ha ido creciendo y creciendo y hoy en día las cantidades que facturan algunos de ellos dan miedo. Este hecho es prueba del cambio que está sufriendo el marketing, la publicidad y la sociedad. El influencer se ha posicionado como un profesional de ventas.

Les dejo algunos videos de estos maestros de entretener y vender. Por favor fíjense en los views que tienen


  • Suscríbete a nuestro Newsletter