Como expertos en marketing de contenido, estamos en proceso de perfeccionar la fórmula para una estrategia digital exitosa.

Sabemos que para cualquier campaña se requiere de una estrategia documentada en la que incluyamos metas, misión, plan de distribución y métricas. También que necesitamos consistencia para medir el desempeño de nuestro trabajo y así poder optimizar nuestras tácticas basados en lo que arrojan los números sobre el comportamiento de audiencias.

Sin embargo con el paso de este último año me he dado cuenta de que hay una práctica que olvidamos y dejamos a un lado. Hay algo más que todos los creativos deberíamos de practicar para incrementar la probabilidad de ser exitosos. Y esa práctica de la que hablo es tomarnos el tiempo para escribir.

Work

La importancia del tiempo creativo

No se si a ustedes les pase, pero nunca he conocido un creativo que produzca su mejor trabajo entre tareas y distracciones. Debemos parar un poco y pensar.

Dudo que cualquier escritor haya dicho alguna vez “Me encanta escribir en lapsos de 20 minutos entre mis juntas. Es una práctica que ayuda a mi creatividad”.

Cuando trabajas en el mundo digital es difícil encontrar el mensaje correcto que llegue exactamente a la audiencia a la que le queremos hablar. Para hacer eso, necesitamos crear contenido interesante, conmovedor, informativo, que capte la atención dentro del ruido ensordecedor del internet. 

Y para eso necesitamos hacer tiempo.

La prueba andante

Prueba

Los grandes creativos de la historia siguieron esta práctica. Encontraron lugares y espacios en los que se podían concentrar y se comprometieron a hacerlo todos los días.  Ernest Hemingway escribía todas las mañanas. Haruki Murakami se despertaba a las 4 de la mañana para escribir. Michael Punke, el escritor de “El Renacido”, llegaba temprano al despacho de abogados en el que trabajaba y se inspiraba mientras llegaban sus colegas a la oficina.

No escribimos libros, pero necesitamos tiempo, igual que un novelista

Me gusta dividir el trabajo (en cuanto a creación de contenido) en dos partes. La agenda del “manager” y la agenda del “creador”. Muchas veces la agenda del manager puede hacer que se nos olvide que también somos escritores y curadores de contenido. Nos la pasamos delegando tareas, en juntas, enviando mails, bloqueando horas y cambiando de tareas cada hora. ¿Y dónde quedó el tiempito para escribir y crear?

Google hizo una campaña interna que me encanta y refleja justamente la importancia del tiempo para crear del que hablo. Véanlo, vale mucho la pena reflexionar sobre este tema. 

Los invito a que bloqueen en sus agendas diarias dos horas y se pongan a escribir. Lo que sea, imaginen, ríanse, lloren pero escriban. Les aseguro que en esas dos horas encontrarán ideas que nunca hubieran desarrollado si no se hubieran tomado un tiempo.

Comment